LA CUCAÑA

Ésta ilustración decora el bar leganense del mismo nombre, cuyos dueños además me compraron algunos originales de Por ver el bicho volar. Y ¡qué tapas sirven, oiga!